Reto 5 Líneas - La Creación

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sobre el Principio
Reto 5 Líneas
Idea original, fresca y encantadora de Adela Brac, autora de fantasía juvenil, en su omónimo blog. Quién mejor que ella para explicar de qué se trata:

"¿En qué consiste?
Consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas.
Recuerda que las palabras tienen que aparecer en la forma en la que son propuestas, sin cambios; es decir, si una de las palabras es “nuevo”, no serán válidas ni “nuevos”, ni “nueva”.
Sin embargo, sí puedes jugar con el significado; por ejemplo, si la palabra es “vestido”, puedes utilizarla como sustantivo (prenda de ropa), o como participio del verbo vestir."

Os aviso, que es una droga... yo, desde que he empezado, no me he vuelto a detener... tardé algunos meses en ir cogiendole el tranquillo, pero la cosa marcha... y qué sorpresa la mía, cuando un personaje de La Creación, se ha "colado" en el reto Junio.

Por eso esta nueva sección, donde enccontraréis los relatos que cuenten pequeños secretos de nuestros conocidos y el mundo de las Crónicas de la Sangre Oculta. Espero que os guste.
Julio: Balcón / Sentado / Menor
Solo las estrellas iluminaban el cielo raso. Saltando de edificio en edificio, no se oía el menor
rumor de sus pies descalzos. El equilibrio solo era una parte de ella. Caminaba distraída sobre
una cornisa, preparando el siguiente salto. El viento meció su cabello trenzado, cuando lo vio.
Una figura oscura, sentada en el balcón de una alta torre; cómo no. El Guardián.
«Cuánto tiempo ha pasado» pensó sonriendo, «da igual. Eres mío».
Junio: Nueve / Vez / Camino
Era la última vez que se encontrarían en el camino. Sus miradas se cruzaron por un instante. Respeto, la sonrisa de sus labios expresaba sobre todo eso. Nueve veces se habían enfrentado, ninguna derrota, ninguna victoria. “Es difícil encontrar un buen rival”, pensó,
“un amigo”. Lo iba a echar de menos. Leandro cogió su arma y se preparó para el Fin.
Mayo: Calles / Padre / Puerta
—¡Abre! Los golpes resonaron contra la puerta.
Por poco no lo cogían fuera. Recuperó el aliento.
—Te vimos entrar, abre a la Guardia.
Se quitó botas y capa, y las escondió.
—No te resistas o será peor para ti y tu familia, no puedes escapar.
«Todos dicen que somos dos gotas de agua —pensó—, tienen razón». Con una sonrisa, abrió la puerta satisfecho por el tiempo que había ganado para su padre; ya debería de estar a muchas calles de allí.
Abril: Llamaron / Compredía / Seguro
Asomada al balcón de la torre, dejó que el aire de la noche le meciera el cabello. Él no la comprendía, nadie lo hacía en realidad. Él iba a luchar, a morir, y quería sentirse seguro. Lo entendía. No obstante, ella tenía brazos fuertes, mente clara y un corazón valiente. El deber y la necesidad la llamaron y ella acudiría. No le importaba lo que los demás pensasen. Se dejó caer y, abriendo sus alas, emprendió el vuelo.
Marzo: Señora / Leve / Árboles
«Nada tienes de que preocuparte» le había dicho antes de salir. ¿Por qué no iba a creerla? Aunque su madre le advirtiese de que no se fiara de ella, que la hija de la señora y él jamás serían iguales; él veía la verdad. Él era más listo, demasiado. ¡Estúpido! La cruda y simple realidad. «Será una pena leve» le prometió y ahora, con el frío atormentándole el cuerpo, solo podía preguntarse:
¿cuál de aquellos árboles sería su verdugo?
Febrero: Recuerdo / Cuando / Sorprendente
«¡Sorprendente!» escuchó; no era común que el mejor cazador se sorprendiera. El maestro Robleraíz llevaba tiempo observando las estrellas y murmurando. Azulcolibrí era una despierta, lo heredó de su madre, junto a su nariz. La curiosidad de los Tierraseca y la testarudez de los Tormentanocturna, peligrosa combinación, decían. Cuando Robleraíz apareció en casa, se escondió y supo que su vida cambiaría: «Es hora de buscar a Recuerdo».
Enero: Dormir / Justo / Diablo
La vida empieza siempre en el mismo lugar, en el mismo punto, en el mismo instante: cuando dejo de dormir. «¡Ya me gustaría a mí ser como los demás!», pienso; alejarme, escapar de aquella realidad oprimente, ponerme a salvo de la bestia y probar lo que hace demasiado tiempo olvidé: esperanza. El pobre diablo nos la arrebató.
Entonces oigo su voz cansada:
—Buenos días, cariño.
«No, no sería justo». Sonrío.
Miembro del grupo Círculo de Fantasía
Publicaciones
Medalla Reto 5 Lineas
Página web realizada por Alberto Juan Pessenda García.
Todos los derechos están reservados 2017.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal